La Sagrada Familia

Ciclo y fecha
Cicle: 
C
Temps: 
Navidad
Data : 
Domingo, 30 Diciembre 2018
Valorar la familia

Gracias, Señor, por haber nacido en una familia
muy parecida a cualquiera de las nuestras.
Tus padres ofrecieron en el Templo
el sacrificio de los pobres.
No podían permitirse más.

Gracias también porque desde este momento
queda clara la veneración hacia los mayores
que te inculcaron tus padres.

Ayúdanos, Señor,
a encontrar soluciones para compaginar
el cuidado de nuestros mayores,
el trabajo y los deberes familiares.

Danos personas sabias
que sepan decirnos la palabra oportuna,
que nos ayuden a ver las cosas
según tu voluntad.

Señor, da a los esposos
la lucidez y la valentía suficiente
para educar a los hijos
en los valores humanos y cristianos.

A todos nosotros, Señor,
danos dulzura, paciencia y cariño
hacia los padres y los jóvenes. 

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Te rogamos por los niños

Señor,
en Natzaret, Jesús, tu Hijo,
crecía y se hacía fuerte.
En el regazo de Maria, la madre,
y al lado de José, el artesano,
aprendió a expresarte su amor
y a servir a los otros con fidelidad.

Para desarrollarse como persona humana,
necesitó el rescoldo de una familia.
Hoy, te ruego por los niños,
para que, como Jesús, puedan crecer
y hacerse fuertes al lado de sus padres
en un clima de amor y de fe.

Te ruego también por aquéllos
que no pueden disfrutar del ambiente familiar;
haz que se sientan comprendidos y amados
por unas comunidades cristianas acogedoras
y por las personas que viven con ellos.

Ayuda a todos los que trabajan y colaboran
en la formación de los niños y los jóvenes.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
El espíritu de la Sagrada Familia

¡Como nos cuesta entender tu evangelio, Señor!
Tú enseñas que normas, leyes e instituciones
de nada sirven
sin un espíritu que las anime. 

Y nosotros solemos gastar más energías
para defender leyes e instituciones
que para llenarlas de espíritu y vida. 

Déjanos entrar en la escuela de Nazaret,
para imbuirnos de su espíritu evangélico.
El espíritu que tú mismo viviste,
el mismo espíritu que después predicaste. 

Te rogamos hoy por nuestras familias:
derrama sobre ellas el espíritu de Nazaret,
para que sean escuelas de servicio y no de poder,
espacios de amor, de comprensión y de diálogo. 

Que viviendo fielmente el espíritu del evangelio
se conviertan en espacios generosos
donde puedan crecer el respeto y la libertad.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Que las familias de hoy busquen tu voluntad

Señor Jesús, tú que viviste en una familia
que tenía muy poco de «normal»
pero que buscó siempre someterse
a la voluntad amorosa del Padre,
te pido por las familias de hoy:
no para que sean «normales»
sino para que busquen también tu voluntad.

Que tantas parejas que empiezan
una convivencia frágil, sin compromiso,
probando a ver si están a gusto,
se ayuden a madurar mutuamente en el amor
y vayan construyendo un proyecto serio de vida
de acuerdo con tu voluntad.

Que las personas que hacen de su pareja
un objeto de dominio,
a veces hasta llegar a la violencia,
se conviertan y se curen de su perversión,
y que las víctimas reciban protección
y la oportunidad de una nueva vida.

Que las personas y las parejas homosexuales
se esfuercen, como todos,
en un camino de maduración
y de integración de su conducta
según los criterios del evangelio,
y se sientan valoradas y amadas en la Iglesia
tal como Dios los ama.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret