Domingo de Pascua de Resurrección

Ciclo y fecha
Cicle: 
C
Temps: 
Pascua
Data : 
Domingo, 21 Abril 2019
Gracias por abrirnos definitivamente las puertas del amor del Padre

Gracias, Jesús, por haber confiado en el Padre
hasta el extremo,
por haber asumido la condición humana
con todas sus contradicciones,
pero sin dejarte vencer por el desconsuelo
ni por la desesperación.

Gracias por abrirnos definitivamente
las puertas del amor del Padre;
un amor que es tan grande
que necesita la eternidad
para manifestarse.

Gracias, Jesús, porque con tu resurrección,
nos has mostrado el camino de la vida;
una vida que no se detiene en la muerte.
Porque si todo terminara en el sepulcro,
no sería auténticamente vida;
no sería el aliento divino que nos ha levantado del polvo.

Enséñanos a creer
que esto es completamente cierto,
que verdaderamente has resucitado,
y que con tu victoria
nos has rescatado del fermento de la corrupción.

Enséñanos a vivir de acuerdo con esta esperanza,
que nuestra alegría no se apague nunca
y que seamos consecuentes con nuestras vidas.

¡Cristo ha resucitado! ¡Aleluya!

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Tenía que resucitar

¡Realmente nos sorprende!
Jesús Resucitado, Señor,
no te habíamos comprendido,
nunca lo pudimos imaginar.

Tú, vivo, con una existencia nueva.

Levantándote,
has dejado muy atrás el sepulcro
y el mundo de antes,
que se ha visto transformado, iluminado,
recreado desde los cimientos.

Has cambiado nuestras vidas,
nos has asomado al Reino,
nos ha sobrecogido tu gloria divina.

María Magdalena, Simón Pedro,
todos los discípulos, correremos ya siempre…
tras de ti, tan adentro y tan arriba.

Iremos a donde sea,
a los alejados, a Galilea,
porque, ahora, ya estás vivo
y presente en todas partes.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Llena el mundo de Vida Nueva

Jesús,
tu Resurrección llena el mundo de Nueva Vida.
Desde ahora y para siempre,
tus hermanos de la tierra
¡podremos cantar aleluya
del triunfo definitivo del Amor sobre el odio,
de la Vida sobre la muerte!

Aunque los hombres
no nos cansemos nunca
de plantar cruces de destrucción en nuestro mundo,
sabemos que el amor
y la fuerza irresistible de Dios
tendrán siempre la última palabra.
¡Una palabra de Vida Eterna!

Es verdad que, mirando nuestra tierra,
veo tanto sufrimiento y tantos signos de muerte
que frecuentemente mi esperanza vacila.

Hazme comprender el misterio de tu camino
que, pasando por el Calvario,
lleva a la Resurrección.

Ayúdame a vivir intensamente
la vida de cada día con mis hermanos,
y que refleje siempre en mi mirada
¡la llama de la Vida Nueva y de la Resurrección!

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Estás vivo y ofreces vida y esperanza

Jesús, Señor de la Vida, hoy nos anuncias
la mejor de todas las noticias:
tú has resucitado, y nosotros y todo el universo
hemos resucitado contigo.
Parece que nos cuesta más creer
las buenas noticias que las malas.

Por eso te pedimos que nos llenes el corazón
con la misma alegría contagiosa
con que llenaste a aquellas mujeres
que, de noche aún, iban al sepulcro.

Haznos correr hacia ti, Señor Jesús,
con el mismo anhelo con que corrían
Pedro y el discípulo amado.

Ábrenos la mirada interior del corazón
para creer y anunciar con la vida
que estás vivo y ofreces vida y esperanza
a todos tus hermanos,
los hombres y mujeres de hoy y de siempre.

Que tu presencia aleje de nosotros
los miedos, pesimismos y desengaños.
Que el fuego nuevo y el cirio pascual
que hemos encendido esta noche
sean signo de tu luz
que jamás se apaga, y de la fe
que toda la comunidad ha renovado.

Haz de tu Iglesia una comunidad
de testigos de renovada ilusión
y de esperanza en el mundo nuevo
que tu resurrección ha inaugurado.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
La Pascua es el camino de vuelta hacia Ti

Todos experimentamos
a lo largo de nuestra vida
momentos de desencanto y depresión.
Señor, hoy nos recuerdas
que la Pascua es el camino de vuelta hacia Ti.

Al partir el Pan
se disiparon los miedos de los discípulos.
Señor, que en cada Eucaristía
encontremos la fuerza necesaria
para proclamar con nuestras palabras
y con nuestra vida tu presencia amorosa.

Señor, sal a nuestro encuentro
cuando, desanimados,
sintamos la tentación de dejarlo todo.

El encuentro con Jesús Resucitado
siempre nos lleva a la comunidad
para comunicar el gozo
y la esperanza renovados.
Que en verdad sea ésta nuestra vivencia Pascual.

Jesús ha resucitado. Aleluya! Aleluya!

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret