Domingo II de Navidad

Ciclo y fecha
Cicle: 
B
Temps: 
Navidad
Data : 
Domingo, 3 Enero 2021
La Palabra enviada para iluminar nuestras tinieblas

Gracias, Padre, por desprenderte de tu Hijo
y dejar que habitara entre nosotros.
Te importamos tanto que fuiste capaz
de renunciar a quien más amas
para estar cerca de nosotros.

Gracias por inspirar estas palabras tan hermosas y tan sabias
al evangelista san Juan;
nos revelan la profundidad del misterio del nacimiento de Jesús
y la Vida a la que hemos sido llamados.

A partir de lo que vio y escuchó de tu Hijo,
el apóstol reconoció la Palabra
enviada para iluminar nuestras tinieblas.

Señor, enséñanos a acogerte,
a no dejarnos llevar por el engaño de las apariencias
que nos sugieren que el más Grande
no puede hacerse presente en lo más pequeño.

Gracias, Jesús, por compartir con nosotros
nuestra condición humana
y, al mismo tiempo, tu filiación divina;
por cumplir la voluntad del Padre
y no reservarte este privilegio solo para Ti.

Que tu Espíritu nos ilumine para vislumbrar tu presencia
en los sacramentos, en la Palabra, en los hermanos
y en los que sufren;
así podrás estar presente en nuestra vida.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Señor, enséñanos a ser luz

Señor, enséñanos a ser luz.
Que como Tú
andemos por la vida haciendo el bien.
No podemos esperar agradecimiento
y muchas veces nos duele
la incomprensión de las personas más queridas.
que sepamos responder con amor
cuando nos encontremos con la burla
o la desconfianza.

Señor, que sepamos encontrarte
en nuestro caminar.
Que nuestras creencias religiosas o políticas
no cieguen nuestro corazón.
Que te descubramos en cuantas personas
se crucen en nuestro camino
y que el respeto que les tenemos
sean nuestra oración y ofrenda.

Quisiste hacerte uno de nosotros
porque querías ser un Dios cercano.
Que no te encerremos en las iglesias,
que te llevemos a la calle
y hablemos de Ti con nuestra vida.

Señor, el universo entero
es una muestra clara de tu generosidad.
La naturaleza
es un regalo precioso de tu bondad.
Nos has hecho semejantes a Ti
y quieres que mejoremos cuanto has creado.
Danos la misma generosidad
para cuantos nos rodean.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret
Has venido a nuestra casa como Palabra o comunicador de Dios

Señor Jesucristo, celebrando tu Navidad
no podemos dejar de agradecer
porque has querido venir a nuestra casa
como Palabra o comunicador de Dios,
hecho carne humana y hermano nuestro.

Agradecer porque has querido ser la luz clara
que brilla en el mundo venciendo la oscuridad.
Y porque con el Padre y el Espíritu
habéis preparado todo el universo pensando
en los que en él habitaríamos
a lo largo de todos los siglos, y pensando
en que tú serías nuestro compañero.
No podemos sino agradecer y acoger
todo cuanto nos ofreces, especialmente
poder ser, como tú, hijos del mismo Padre,
oyentes y acogedores de tu palabra
y testigos de tu luz.
Tan extraordinario don sólo puede venir de Dios,
porque ninguno de nosotros es tan generoso.
No podemos sino agradecer, acoger y pedir
que cada uno de nosotros
y cada una de nuestras comunidades
seamos signos vivos del amor
con que somos amados.
Y dejarnos envolver y seducir por él.

"La Misa de cada día", de la Editorial Claret